Derecho

Inicio Derecho procesal Juicio por jurados

Juicio por jurados

Publicado por Hilda

El juicio por jurados, conocido desde la antigüedad griega y romana, y al que estamos acostumbrados a ver funcionar en las series y películas estadounidenses, por ser una característica del sistema de justicia inglés, donde se aplica en su forma más pura, al igual que en países como España o Australia, permite una amplia participación de la ciudadanía en el Poder Judicial, único poder cuyos miembros no son elegidos popularmente en los regímenes democráticos.

La participación ciudadana en estos jurados, que es obligatoria (el que es elegido jurado, solo podrá excusarse si existen motivos fundados) es sumamente importante, ya que en sus manos reside el veredicto, en base a los hechos contenidos en la acusación fiscal, que son valorados por los miembros del jurado para determinar si existió o no delito, y si el acusado es o no culpable, fijándose las penas de acuerdo a lo determinado por la ley penal. La función del Juez, conocedor del derecho, consiste en admitir o rechazar el reclamo (demanda) fijar los pasos procesales y la pena a imponer.

Si bien esto permite lograr una mayor ingerencia del pueblo en asuntos que afectan al conjunto de la comunidad, al estar integrado en muchos casos por legos en materia jurídica, pueden ser fácilmente manipulables, especialmente a través de los medios de comunicación masiva. Es por ello que estos integrantes del jurado al momento de la deliberación permanecen aislados, fuera de toda comunicación exterior que pudiera manipular su decisión, aunque obviamente, en juicios de alta exposición mediática, los miembros del jurado ya pudieron haber sido influidos por los medios antes del juicio.

Países como Alemania, Francia, Italia, Portugal o Suiza siguen un sistema llamado escabinado, donde las decisiones son tomadas por un cuerpo colegiado integrado por jueces profesionales y ciudadanos comunes, que deciden sobre todas las cuestiones procesales, incluso la condena y su alcance, o sobre la absolución.

Hay un tercer sistema denominado mixto donde el conocimiento de los hechos está a cargo de los ciudadanos comunes que declaran si el acusado es inocente o culpable, y en este último caso, la pena es decidida por un cuerpo conjunto, integrado por jueces profesionales y por legos. Esto se aplica en Bélgica y Austria.

En Argentina, tras estar constitucionalmente previsto que se dicte una ley estableciendo este sistema, es materia de discusión reciente la implementación de los juicios por jurados, que en virtud del sistema de gobierno federal debe ser decidido por cada provincia. Córdoba ya lo implementó, usando el sistema escabinado; y se presentaron proyectos para su funcionamiento en otras provincias, como en la provincia de Buenos Aires, que prevé un sistema puro, integrado el jurado por doce ciudadanos seleccionados por sorteo. La condena de culpabilidad se establece con una mayoría de diez integrantes, salvo el caso de que pudiera corresponder reclusión perpetua, donde se requiere la unanimidad para la declaración de culpabilidad. Si la acusación reúne siete votos, la cuestión puede replantearse. Esto es objeto de crítica, y además, porque el juez puede intervenir realizando preguntas de acuerdo a lo consultado por los abogados de las partes. La función del Juez es en este sistema mucho más interventora, pues aparte, puede dejar de lado la decisión del jurado, si la considera contraria a las pruebas aportadas.

Septiembre de 2013, inaugura legalmente los juicios por jurados en la provincia de Buenos Aires (Argentina).

Categorías: Derecho procesal