Derecho

Inicio Derecho Romano El espíritu de la ley

El espíritu de la ley

Publicado por Hilda

Por espíritu de la ley puede entenderse:

a. Las leyes poseen una letra (lo que consta escrito) y un espíritu, que es lo que motivó al legislador a dictarla, y muchas veces esa intención no está muy clara en lo que se ha dejado plasmado, pudiendo la interpretación que se haga a posteriori por los jueces diferir de lo querido por el legislador. Conocer la verdadera intención del legislador no es tarea fácil y hay que demostrarla, pues de lo contrario se caería en subjetivismos que más que desentrañar lo que quiso el que las sancionó, posibilitaría a los jueces tener aún más discrecionalidad en sus sentencias pudiendo atribuir a la intención del juez la suya propia. En algunos Códigos como en el Código Civil argentino, los artículos van acompañados de notas donde puede indagarse efectivamente la voluntad y creencias que tuvo su creador Vélez Sársfield al legislar, y el alcance que debe darse a algunas normas. La exposición de motivos que acompaña a los textos legales puede ser muy clarificadora al respecto.

El-espíritu de las leyes

b. La obra de Montesquieu de 31 tomos “El espíritu de las leyes” de mediados del siglo XVIII, donde sentó el principio de la división de poderes como garantía contra la opresión, distinguió formas de gobierno, y consideró como espíritu o razón de ser de las leyes, que todo el universo está sometido a ellas, proclamando a las leyes naturales y humanas como necesarias debiendo ser las humanas creación social y adaptadas a las costumbres de cada sociedad y su contexto histórico y geográfico.

Categorías: Derecho Romano