Derecho

Inicio Parte general Cómo ser un buen abogado

Cómo ser un buen abogado

Publicado por Hilda

Como para toda profesión lo más importante es contar primero, por supuesto, con el título que habilite para el ejercicio profesional, pero además debe tenerse vocación, aptitudes naturales y adquiridas, y ser responsable y dedicado.

No basta con tener alguna de esas condiciones, deben reunirse todas. Un buen abogado debe ser una persona confiable, de trato fácil, estudioso, de gran capacidad interpretativa y argumentativa, alguien que no se aparte de los conflictos sino que se preocupe por solucionarlos de modo eficaz, que le gusten los desafíos y no se amedrente ante las adversidades. Debe ser ocurrente, imaginativo, para encontrar a su caso “ese modo de verlo” que coloque a su cliente en una posición ventajosa; y ser, además convincente para que sus argumentos resulten creíbles para el Juez.

El abogado debe ajustarse a la ley, pero como las palabras son vagas y ambiguas, y muchas veces también los hechos, puede utilizar esos permisos legales para beneficiar a su cliente.

Debe ser conocer de las leyes, la doctrina y de la jurisprudencia, pero ese conocimiento debe ser esencial y no literal; ya que debe extraer de esas fuentes su sentido más rico y pragmático en relación al caso concreto que debe resolver.

En definitiva, si alguien pretende ser un buen abogado, no basta con saber leyes, hay que dejar el corazón, la pasión y la razón en la tarea, para que el producto sea exitoso, lo que no significa que siempre se gane, sino que se hayan usado en cada caso, las mejores herramientas disponibles, manipuladas del modo adecuado, sin sentir rencores por el abogado oponente, que también está luchando en la defensa de su cliente de igual modo.

Categorías: Parte general