Derecho

Inicio Derecho constitucional, Derecho político Democracia representativa

Democracia representativa

Publicado por Hilda

La Democracia como gobierno del pueblo nació en Atenas (Grecia) pero allí se trataba de una Democracia directa, donde el conjunto de ciudadanos debatía en la plaza pública los asuntos de interés general. La Democracia ateniense murió en el año 322 a. C. cuando fue suprimida por los macedonios.

Democracia representativa

Así, a partir de entonces, la Democracia, como gobierno del pueblo, estuvo sumida en el olvido, hasta que despertó de su letargo con las ideas iluministas. Los filósofos franceses, volvieron a hablar del pueblo soberano, destacándose en este aspecto Rousseau, en su Contrato Social.

Las ideas democráticas que resurgen con la Revolución Francesa en el siglo XVIII ya no buscan restablecer la vieja Democracia directa ateniense pues eso resultaría imposible. La abolición de la esclavitud, y el creciente número de ciudadanos, impediría fácticamente que todos los ciudadanos participaran directamente de los asuntos del Estado, y además la Democracia griega, como poder popular intervenía en los asuntos aún privados de las personas.

Por eso surge una nueva Democracia más respetuosa de los derechos individuales, y representativa o indirecta, donde el pueblo es fuente de soberanía pero la delega por períodos limitados, a través del voto o sufragio, en representantes de partidos políticos elegidos en elecciones libres. Solo dos cantones suizos utilizan la Democracia directa, en la actualidad, a partir del siglo XIX. Otros países han incorporado recientemente ciertos mecanismos de la democracia directa para transformar a la democracia indirecta o representativa en una democracia participativa.

El artículo 22 de la Constitución de la Nación argentina establece que el pueblo solo delibera y gobierna a través de sus representantes y de las autoridades constitucionales, cuyas atribuciones y período de gobierno, están establecidos por la propia Constitución.

El representante, una vez elegido, tiene una actuación libre, y el ciudadano podrá recién manifestar su desagrado en la próxima elección, donde ya no lo votará si no estuvo de acuerdo con la elección. De todos modos, aún cuando esté de acuerdo con la elección, no puede elegir indefinidamente al Presidente ya que éste dura cuatro años en sus funciones y sólo podrá ser reelecto en el período inmediato posterior, una sola vez más.

Entre las autoridades que ejercen la representación del pueblo, el Poder Ejecutivo es desempeñado por los candidatos de la lista del partido político ganador de las elecciones, pero en el Poder Legislativo los cargos se distribuyen entre los partidos oficiales y de la oposición de acuerdo al número de votos obtenidos, logrando así las minorías tener participación en la elaboración de las leyes.

Categorías: Derecho constitucional, Derecho político