Derecho

Inicio Derecho penal Imputabilidad penal

Imputabilidad penal

Publicado por Hilda

La imputabilidad penal implica que una persona sea pasible de ser sancionada como sujeto activo de los delitos previstos en el Código Penal.

Sobre la imputabilidad, el Código Penal de la República Argentina, dedica el Título V, artículos 34, 35, y 40 a 44. Allí se expresa quienes no son punibles, entre quienes se incluyen los que no pueden comprender la criminalidad de sus acciones, lo que no obsta a que se lo interne en un establecimiento adecuado, si resultaran peligros; el que actuare en legítima defensa o en función de su cargo, por obediencia debida, etcétera. Para atenuar o agravar la responsabilidad se debe tener en consideración varias circunstancias como la edad, las costumbres la educación, los antecedentes criminales, participación, reincidencias, y especialmente si se halla en situación de extrema pobreza. Son motivo de agravación de las penas, la violencia, sobre todo con armas. Se prevé reducción de la condena para el llamado “arrepentido” que aporte datos sobre donde se halla la víctima de un secuestro, o delate a autores o cómplices.

Imputabilidad penal

Con respecto a la imputabilidad de los menores, tema sumamente preocupante en nuestros días, por el incremento de delitos cometidos por ellos, el Código establece en su artículo 41 quater incorporado por la ley 25.767 del año 2003, que cuando en el hecho delictivo participen menores de 18 años, los mayores que hayan participado en el hecho, agravarán su condena, como modo de desalentar a los mayores a iniciar a los menores en el delito.

Otro artículo del Código Penal que habla sobre los menores fuera de este título, es el artículo 8 que dispone que mujeres y menores cumplirán sus condenas en establecimientos especiales.

Pero ¿Quiénes son los menores y cómo deben ser castigados? En la Antigua Roma la imputabilidad penal comenzaba a los 10 años, cuando se consideraba que la persona ya podía distinguir el bien del mal. La protección de la infancia no era un tema que ocupara las prioridades del hombre de esa época. Incluso se permitía realizar el abandono noxal del menor en favor de la víctima del delito cuando el pater no quería reparar el daño por él causado. Actualmente, la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño dice que niño es todo menor de 18 años, y los niños merecen ser juzgados, y sancionados de manera diferencial. La edad de imputabilidad penal la deja a criterio de los estados parte.

En la Argentina el Régimen Penal de la Minoridad se halla regido por la ley 22.278/80 dictada en la época de la dictadura militar. La Ley 13.634 de la provincia de Buenos Aires establece una serie de normas procesales. La imputabilidad penal es en la actualidad, a los 16 años, cuando el delito cometido tuviera como mínimo la pena de dos años de prisión. Si tienen menos de esa edad, puede aplicárseles una medida de seguridad que depende del Juez, privativa de libertad, pero no en carácter de pena, sino como medida tutelar.

El menor de menos de 16 años no es susceptible de ser castigado con penas, lo que no significa que las facultades del juez sean nulas, sino todo lo contrario. El Juez debe comprobar el hecho ilícito, conocer en forma directa al menor y sus progenitores, indagar su personalidad y sus condiciones de vida, e incluso puede disponer que se interne en “lugar adecuado” por el tiempo “indispensable” (Vemos la enorme discrecionalidad del Juez). Incluso si es peligroso o está abandonado puede disponer de él en forma definitiva, solo reclamándose una previa audiencia con los padres o tutores.

Entre 16 y 18 años, si la pena es de menos de 2 años de prisión se aplica lo mismo que en el caso anterior. Para imponérseles pena cuando hayan cometido un delito grave, deben haber cumplido los 18 años de edad y haber sido declarados, penal y en su caso, civilmente responsables. Además se exige que por lo menos durante un año hayan recibido tratamiento tutelar.

Cumplidos esos requisitos puede imponérsele al menor, una pena que puede reducirse de acuerdo con la forma de tentativa, o absolverlo. Hasta la mayoría de edad la condena se cumplirá en institutos especiales. Cumplidos los 18 años, en Argentina aún se es menor de edad, pero penalmente es totalmente responsable, salvo que hasta que cumpla los 21 años, será detenido en Institutos para Menores.

Como vemos, la Ley 22.278 en su artículo 4, deja al juzgador una gran atribución interpretativa, al poder reducir la pena a lo dispuesto para el delito en grado de tentativa si así lo cree conveniente, basado en los antecedentes del niño, del resultado del tratamiento tutelar al que fue sometido (que no está bien definido en qué consiste) y agrega el texto de la ley “de la impresión directa del juez”. De ahí la observación frecuente de la ciudadanía, que desconsoladamente observa a menores que delinquen entrando por una puerta y saliendo por la otra, mientras que otros, mucho menos peligrosos son privados de su libertad. La ley citada fue declarada inconstitucional por la Cámara Nacional de Casación y los menores privados de libertad por esta ley (todos menores en situación de pobreza) con carácter de protección y no imputados por la comisión de delitos, debían recuperar su libertad. La Corte Suprema dejó en suspenso la medida.

El gobernador Scioli se muestra partidario de reducir la edad de imputabilidad de los menores, como lo han hecho Uruguay, México, Ecuador, Brasil y Paraguay. En Costa Rica la responsabilidad penal se adquiere a la edad de 12 años. En Chile por delitos graves los menores a partir de los 14 años, pueden ser encarcelados hasta por 10 años si cometieron graves delitos.

Categorías: Derecho penal

2 comentarios para “Imputabilidad penal”


  • nabilayenn.openid.es/ abril 29, 2010 a las 12:12 am

    HOLA… ME INTERESA SABER CUAL SERIA EL PROBLEMA DE LA IMPUTABILIDAD DE MENORES(EN EL MARGEN SOCIAL Y LEGAL)..?

  • ninapar.wordpress.com/ abril 22, 2013 a las 5:55 pm

    En Paraguay, la edad de imputabilidad ha sido de 14 años de edad, hace casi un siglo.

    En el antiguo código penal que regía en Paraguay desde 1.914 hasta 1.997, la edad mínima para que alguien sea considerado responsable penalmente era de 14 años, mientras que la mayoría de edad se alcanzaba a los 22 años en esa época. Con el actual código penal (Ley 1.160 de 1.997), la edad mínima de imputabilidad penal sigue siendo de 14 años, mientras que la mayoría de edad es de 18 años.

    Actualmente las penas carcelarias para los menores condenados (de 14 a 17 años) van como máximo a 8 años de cárcel, según Ley 1.680 de 2.001, mientras que para los adultos (18 y más años) pueden ser castigadas hasta con 40 años de prisión; en ambos casos dependiendo del delito cometido.