Derecho

Inicio Derecho político La Iglesia y el Estado

La Iglesia y el Estado

Publicado por Hilda

La iglesia y el estadoLa iglesia es, como el Estado, una persona jurídica, pero su fin no es temporal, como sí lo es el del Estado. Ambas son sociedades completas y perfectas, pero el poder de la Santa Sede, máxima jerarquía en la iglesia es sobrenatural y espiritual. Es además supranacional, porque trasciende los límites de los Estados.

Ya se observa en los pasajes bíblicos la frase: “Dad al César lo que del Cesar, y a Dios lo que es suyo”, separando ambos poderes.

En cuanto a cual de ambos tiene mayor jerarquía existen varios sistemas:

1. El que establece la supremacía de la iglesia sobre el poder estatal, que fue el que predominó en la Edad Media donde la Iglesia se inmiscuía en asuntos políticos, como la deposición de príncipes. Actualmente la ingerencia religiosa y su sostenimiento por parte del Estado es lo que predomina en los países musulmanes, exceptuando Turquía.

2. El que propugna la superioridad del Estado por sobre la Iglesia, que se verificó en el Imperio Romano de Oriente. La querella de las investiduras ocurrida a fines del siglo XI y comienzos del siglo XII, enfrentó a Papas y emperadores por la designación de las autoridades eclesiásticas.

3. El sistema de neutralidad entre Iglesia y Estado se fundamenta en el Estado laico. La Santa Sede, por el Tratado de Letrán posee soberanía e independencia. Se crea el Estado del Vaticano donde no posee ingerencia el Estado italiano. El laicismo se agudizó en la Edad Moderna, con el nacimiento del Humanismo y tuvo su definitiva consagración luego de la Revolución Francesa.

En Argentina, el Estado sostiene el culto católico, apostólico romano, a pesar de que exista libertad de cultos. La misma postura sigue Costa Rica, Haití y Panamá. En Uruguay la libertad de cultos se acompaña de la igualdad, ya que el Estado no sostiene ninguna religión oficial. En Chile por su Constitución de 1925, la iglesia se separó oficialmente del Estado chileno. España, Cuba, Brasil, Venezuela, Perú y México, entre otros, siguen esa misma tendencia.