Derecho

Inicio Derecho político Platón y la política

Platón y la política

Publicado por Hilda

Para Platón el hombre es un ser social y esta tendencia aparece en él naturalmente, y así el ciudadano vive en y por el Estado al pertenece, de lo contrario no alcanza su realización. El hombre debe vivir de modo ético tanto a nivel individual como social. Cada uno realiza el aporte social de acuerdo a lo que puede brindar según sus aptitudes y actividades.

En su obra “La República” habla de la forma de gobierno más óptima, siendo la república un sistema mixto entre democracia y oligarquía.

Habla de la justicia y de las diversas acepciones que tiene el término, inclinándose por aquella que sostiene que es dar a cada uno lo que le corresponde. La justicia debería reinar en un Estado considerado ideal, y solo los filósofos podrían ser capaces de aplicarla, ya que la justicia es una idea, y como tal está en un mundo fuera del sensible al que se llega por el razonamiento, instrumento que solo los sabios pueden manejar con absoluta propiedad.

El gobierno que propone es de índole aristocrática, que ejerza su poder sobre las masas populares. Con esto se opone al gobierno democrático de la polis de su época, pues es contrario al poder de los ignorantes, quienes en definitiva se dejan gobernar por demagogos, a quienes los sofistas les enseñaron el arte de la persuasión. En la democracia para él, no puede alcanzarse la justicia, tal como claramente ocurrió en el juicio a su maestro Sócrates, injustamente condenado a morir.

En el Estado hay una división de clases y funciones que asegura la armonía, que se corresponden con las tres porciones funcionales del alma individual, que en este caso es social: el grupo de trabajadores, campesinos y artesanos conforman el apetito del alma; los guerreros o guardianes, su espíritu; y los filósofos, la razón.

El Estado que Platón se dedica a describir no existe en la realidad, sino en su mundo ideal, y la utilidad es la de servir de modelos a los Estado reales imperfectos para que puedan parecérsele, si quieren que sean lo mejores posibles.

Categorías: Derecho político