Derecho

Inicio Derecho comercial Sociedad Accidental

Sociedad Accidental

Publicado por Hilda

Dentro de las sociedades mercantiles, la sociedad accidental o en participación, tiene la característica de ser efímera, limitada al objetivo de su constitución, que es la ejecución de uno o varios negocios transitorios y determinados.

La representación social está a cargo del socio gestor, y es él, el que se obliga en forma personal, el resto de los socios, no gestores, no poseen responsabilidad ante terceros, pues son desconocidos por éstos. Si hay más de un socio gestor, son todos ilimitada y solidariamente responsables. Las ganancias y las pérdidas deben distribuirse entre los socios al disolverse y liquidarse la sociedad. Las acciones que promueva la sociedad se harán personalmente por el socio gestor.

Sociedad Accidental

Los aportes se hacen a nombre del socio gestor, lo que contribuye a solventar los gastos, pues el único responsable ilimitado es el socio gestor, y en ese caso puede contar con los aportes que los demás socios hicieran a su nombre para poder pagar las deudas, y no exclusivamente con sus propios bienes. Esto no significa que el socio gestor se apropie de los bienes que aportan los demás socios, sino que los utilice para la gestión común, comercial y social. La propiedad de los bienes aportados, es común a todos los socios. No posee la sociedad accidental, personería jurídica ni capital, ni denominación, ni patrimonio societario, ni tampoco requiere ningún tipo de inscripción.

Por ejemplo, cuatro amigos deciden poner un puesto de venta de golosinas en la playa durante el verano, y uno sólo de ellos es el gestor, que gestiona el permiso municipal.

Supletoriamente se rigen estas sociedades, por las normas de las Sociedades Colectivas. En cuanto al control administrativo la ley se remite a lo dispuesto para las Sociedades Comanditarias, por lo que si bien los socios no gestores no administran, opinan y vigilan, pudiendo exigir la rendición de cuentas. Para probar el contrato social y su contenido se utilizarán los medios de prueba del derecho mercantil. Es recomendable, aunque no haya exigencia legal, que exista un contrato social, aunque sea privado, que pueda servir como medio de prueba en caso de conflicto.

Categorías: Derecho comercial